España, Noticias

Victoria espectacular de España ante China en la prórroga

España remontó el partido ante los anfitriones

España da un paso de gigante hacia las medallas tras derrotar a China por diez puntos 75-85 después de ir perdiendo de 14 a falta de diez minutos. Los chicos de Aíto logran una remontada espectacular ante los anfitriones que ofrecieron su mejor versión. El partido fue apasionante desde el principio y sólo pudo decidirse en la prórroga, en la que España destrozó a los locales. Pau Gasol, Ricky Rubio y Rudy Fernández estuvieron inmensos en los minutos finales, tras dos cuartos intermedios muy flojos.

Tras un dulce debut ante Grecia, España llegaba al segundo partido del grupo con un juego efectivo que hacía presagiar otra victoria relativamente cómoda ante una China con debilidades evidentes. Pero las cosas no fueron ni mucho menos como se esperaban. El grupo B deparaba un horizonte ennegrecido para los de casa, que no podían permitirse una derrota más tras la primera jornada, y la condición de locales obligaba a Ming y compañía a salir a por todas. Y así lo hicieron.

En el primer cuarto España salió con fuerza y Rudy comenzó a enseñar el buen juego que ya demostró en el primer partido. El equipo de Aíto Reneses era más visitante que nunca, y los aficinados chinos abarrotaban el estadio, animando con pasión a los suyos. No obstante, España empezó luchando con perseverancia y recuperó varios balones en defensa. Yao Ming parecía la única amenaza china. Ricky Rubio manoteaba todos los balones que le pasaban cerca y la cosa parecía encaminarse. La selección se mantuvo delante en el marcador en todo momento, aunque la diferencia comenzó a mermar poco a poco. El marcador era de 18-20 al final del cuarto inicial y España mantenía esa ligera ventaja casi por casualidad, ya que su juego decrecía proporcionalmente a la mejora oponente.

China comenzó el segundo cuarto con un juego ordenado que la llevó a ponerse por delante en el marcador en repetidas ocasiones. Los 5/9 en triples de los chinos hasta este momento equilibraban un partido atractivo que no tuvo desde aquí un claro ganador hasta poco después. Era de esperar que los anfitriones mostrasen mucha más resistencia que los griegos, que fueron una presa demasiado fácil en el partido inaugural. Tampoco hay que olvidar que China venía de perder su primer partido contra los favoritos, Estados Unidos, y de sufrir una dolorosa derrota por 101 a 70. Y eso se notó en la motivación de los chinos, que los últimos seis minutos del segundo cuarto se impusieron claramente a España y llegaron a estar con 11 puntos de diferencia en el marcador. Pau Gasol salió de titular esta vez pero no estuvo muy acertado bajo el aro, con un Ming expeditivo en defensa y con un ataque óptimo de los locales. China lograba invertir el marcador y al descanso el marcador del era de 46-37 a favor de China.

China comenzó la segunda mitad llevando al marcador la máxima diferencia del partido (+15). La sensación no era ni mucho menos la del primer partido inicial y los nervios parecían adueñarse de los nuestros. El juego de los de Aíto bajó mucho en defensa, donde además Rudy perdió la efectividad acostumbrada con individualidades infructuosas. Rubio y Calderón parecían perdidos y Gasol estaba muy fallón debajo del aro. España amagaba con leves reacciones a las que China contestaba con seguridad, que se mantenía siempre con más de 10 puntos de diferencia. El público enloquecía con el juego de su equipo y el partido se complicaba para los de Aíto.

Llegó el último cuarto y España comenzó a parecerse a sí misma. Enfurecida por la desventaja y su pobre juego llegaron los mejores minutos de Rudy y Gasol que capitanearon una remontada con grandes asistencias y mayor efectividad encestadora. La garra española por fin salió a relucir en el pabellón Chino y un partido que parecía sentenciado volvió a abrirse totalmente. La efectividad china cayó en picado tanto en tiros libres como en lanzamientos de tres puntos. Rudy Fernández volvió a demostrar su talento y el gran estado de forma en el que se encuentra y Felipe Reyes firmó un último cuarto impresionante. El ex-NBA Wang intentaba ayudar a Yao Ming en mantener la ventaja pero la defensa española era otra y a falta de tres minutos para el final la ventaja era de tan sólo cuatro puntos. Navarro, que siempre aparece cuando se le necesita, clavó un triple y el empate a 70 a falta de dos minutos. La tensión era gigante y el pabellón enloquecía. A falta de veinte segundos el marcador era de empate a 72 en el partido más emocionante de todos los disputados hasta la fecha en los Juegos. Una falta inexistente a favor de China a falta de 12 segundos puso los pelos de punta a los españoles, que recuperaron providencialmente el balón, con posesión para ganar el partido sacando de medio campo. Ricky Rubio agarró el balón y penetró directo a canasta pero su tiro no entró y se llegó a la prórroga para que todos los asistentes pudieran volver a respirar.

España había logrado lo imposible con una remontada épica tras perder de quince puntos. La prórroga deparaba cinco minutos apasionantes. Los de Gasol, que en estos momentos sumaba ya 25puntos, volvían a ponerse por delante en el marcador, que no lo hacían desde el final del primer cuarto. Un gran Calderón en los rebotes y un Ricky inmenso en recuperaciones hacían presagiar que la gesta se iba a conseguir, no olvidemos, después de perder de 14 a falta de diez minutos. La asociación Ricky-Gasol brilló como el oro en este periodo que los chinos no sabían como detener. Y ahí se acabó. España se fue de cinco, de siete, de diez. Triunfo español 75-85 que da un golpe de autoridad y se postula seriamente al oro, con permiso de los estadounidenses.

Por otro lado, en el resto de partidos de la jornada de baloncesto masculino, Irán perdió ante Lituania por un contundente 67-99. En el Pabellón de Wukesong ante más de 10.000 personas, los lituanos impusieron un ritmo inicial elevadísimo que nunca pudo contrastar la débil selección iraní.

El segundo de los partidos de la segunda fecha del torneo de grupos lo disputaban Croacia y Rusia. La victoria cayó del lado croata en un partido mucho más igualado de lo que se preveía con un 85-78 final. En la misma sede que el partido anterior, Marko Popovic lideró a los suyos con 22 puntos y 3 asistencias.

El partido que se presentaba más emocionante a priori era el que enfrentaba a Grecia, que venía de perder claramente ante España, contra Alemania. Los griegos lograron levantar cabeza e imponerse a unos alemanes amedrentados ante la defensa y el contraataque del conjunto empujado por un Spanoulis muy acertado.

Déjanos tu comentario