España, Noticias

Una remontada que bien vale una medalla

Hockey Pekin 2008

España ha sumado una nueva medalla. Todavía no se sabe si será oro o plata, ya que habrá que esperar al sábado, pero lo importante es que el hockey masculino español se ha clasificado para la final en un partido donde el conjunto entrenado por Maurits Hendriks ha remontado un encuentro dominado desde la primera jugada por Australia.

Un gol de Santi Freixa a dos minutos del final ha significado el definitivo 3-2 que lleva a España a la final en la lucha por el oro y logra, de este modo, cerrar las heridas de Atenas’04, cuando Australia eliminó al conjunto español y después Alemania les dejó sin el bronce. Cuatro años después se repite la historia: los aussies en semifinales y los germanos en el siguiente partido. Sólo que, ahora, la diferencia está en que, de momento, los oceánicos no han podido con los nuestros.

El partido empezó de la peor manera para los intereses de los de Hendriks. En la primera jugada, y cuando parte del público ni se había dado cuenta del inicio del encuentro, Travis Brooks lograba anotar el primer gol del encuentro. La reacción española no se hizo esperar. Tres penalti-córner seguidos para la roja, pero ninguno de ellos logró entrar en la meta oceánica.

Para más inri, eran los australianos quien dominaban el partido, lo que impedía la remontada española. Los aussies buscaban el gol de la tranquilidad, y podrían haberlo logrado si España no contara con Quico Cortés en la portería. El cancerbero paró un penalti-corner y posteriormente dos chuts seguidos de los oceánicos. En ataque, España tuvo sus oportunidades, pero entre el palo, la mala suerte y Brown, que evitó el empate rechazando en la misma línea de gol un disparo español, Australia se fue al descanso con ventaja en el marcador.

Y si el partido empezó mal para el combinado nacional, la segunda parte no fue menos. Una buena combinación de Knowles, Matheson y Abbott regaló el gol en bandeja a Ockenden. Una jarra de agua fría para los españoles, que comenzaban a temer que se fuera a repetir lo de Atenas’04. Pero si la reacción en la primera parte fueron tres penalti-corner, en la segunda fue distinto: Tubau igualó el partido con dos goles en 5 minutos. El primero fue de baselina tras el rechaze del meta aussie en los dos disparos previos. El segundo, a falta de 25 minutos para el final del partido, tras un pase de David Alegre.

España había logrado el milagro, había empatado un encuentro que podrían haber dado por perdido. Pero la garra de los jugadores, con ganas de colgarse una medalla olímpica, sumado a la enorme calidad del equipo español, fue determinante para conseguir el empate.

En ambos conjuntos había el miedo a la derrota, lo que condicionó el partido, ya que se dejaron de ver ocasiones de gol. Sin embargo, Abbott estuvo muy cerca de lograr el tercer gol para Australia. Un disparo suyo se fue fuera por muy poco, cuando el gol era lo más esperado. La respuesta española vino de la mano de David Alegre, aunque su centro-chut no llegó a ningún compañero suyo que rematara a gol.

Al final, a falta de dos minutos del final, los árbitros señalaron un nuevo penalti-corner para España. Era el octavo del encuentro para el conjunto de Hendricks. Y en dicha jugada Santi Freixa logró consumar la remontada española. Un gol que bien vale una final olímpica y, por consiguiente, una medalla.

En la final del sábado a las 20.30 horas de Pekín (14.30 hora española), el rival será Alemania, curiosamente, el único conjunto que ha ganado a España en los Juegos, por lo que los españoles ya saben qué les espera. Los germanos vencieron a Holanda en la otra semifinal en los lanzamientos de penalti-stroke, tras empatar el encuentro a un gol. Los actuales campeones del mundo y bronce olímpico vencieron por 4-3 en la muerte súbita.

Resultados de la jornada:

  • Holanda 1 – Alemania 1 (3-4)
  • ESPAÑA 3 – Australia 2

Finales (23 de agosto):

Déjanos tu comentario