España, Noticias

Ricky Rubio: El chico de oro para la generación dorada

Ricky Rubio en la cancha con la selección absoluta

Ricky Rubio es talento puro. No cabe ninguna duda que representa la promesa de oro del baloncesto español. Un baloncesto que además atraviesa su mejor momento. La única incógnita que podía haber cuando Aíto publicó la lista definitiva para Pekín era si la promesa dejaba de ser tal y podía consagrarse con tan sólo 17 años.

La selección ha disputado siete partidos con Ricky y las conclusiones son definitivas: el niño se ha hecho mayor, la promesa ya es una realidad. El chaval de la Penya ha encajado perfectamente en el grupo y aporta una frescura que favorece al combinado y lo dota de mayor seguridad. García Reneses acertó una vez más con la inclusión de su pupilo, del que se convirtió en mentor en el equipo de Badalona.

El grupo le ha puesto el apodo ‘chiquilín’ y lo ha integrado con cariño. Los números gritan desde su debut Ricky ya sólo es menor en la edad. Ha sido el cuarto español con mejor valoración, esto es, la estadística de lo mejor y lo peor de las acciones de juego de cada jugador, por detrás de estrellas consagradas como los hermanos Gasol y Fernando Reyes, y eso que juega una media de cuatro minutos menos por partido.

Quizás sea en defensa donde hallamos los porcentajes más impresionantes del joven catalán. En siete partidos ha robado 23 balones, carácter expeditivo con el que la efectividad defensiva del conjunto se ha visto ampliamente reforzada. Los robos son sinónimo de contraataques y el base también maneja de forma muy hábil esta vertiente del juego.

Debutó en un partido de la ACB con 14 años y sus características físicas, con una altura de 1’91 y brazos muy largos, ha favorecido la meteórica carrera del chico, que lo ganó todo en categorías inferiores del DKV Joventut y varios premios y menciones individuales. Lo cierto es que su escasa corpulencia no supone un problema ya que el jugador sabe hacer de su aparente debilidad una ventaja, gestionando las faltas a su favor cuando el juego así lo precisa.

Atendiendo a sus cifras personales, si Aíto confia en él no es sólo por su juego individual sino porque sabe hacer mejores a sus compañeros. Ricky se ha convertido en el máximo pasador del equipo, con 20 asistencias en estos siete encuentros. Aparte de la posición que acostumbra a cubrir en la Penya, también puede jugar de escolta, lo que duplica las posibilidades de aportación al equipo.

Pero como Ricky es humano, algunos aspectos todavía quedan por pulir: Tengo que mejorar muchas cosas y una de ellas es el tiro. En éstos siete preolímpicos, no obstante, tiene una media de 7 de 11 en tiros de 2 y del 50% en tiros de 3.

Pero no olvidemos que Ricky forma parte de una de las selecciones más fuertes del mundo. De los últimos 42 partidos disputados por la ‘roja’ en los últimos dos años y diez meses, sólo se han perdido 2. Ricky es un sabroso condimento para un guiso que ya hace tiempo que huele muy bien. En este caso a medalla.

Escrito por Carlos Indovino el 3 Agosto, 2008 | 8 comentarios
Etiquetas: , , , , , , , España, Noticias

Déjanos tu comentario