Noticias

Fútbol femenino: Yanquis de oro

yanquis

La venganza tuvo color dorado para la selección femenina de fútbol de EEUU. Tras haber sido derrotadas por Japón en la final del Mundial de Alemania 2011, las estadounidenses sí lograron vencer anoche a las niponas por 2 goles a 1, consiguiendo así su cuarta medalla de oro, la tercera consecutiva después de las obtenidas, ambas contra Brasil, en Atenas ’04 y Pekín ’08.

El partido se puso rápidamente de cara para las norteamericanas, puesto que en el minuto 7 Alex Morgan recibió un pase dentro del área rival, se escoró hacia la banda izquierda, y desde ahí volvió a colgar el balón, para que Carli Lloyd -en la foto de abajo, felicitada por sus compañeras-, que entraba como una exhalación, rematara a bocajarro de cabeza a gol (jugándose la integridad facial, puesto que Abby Wambach también probó el remate con el pie -posteriormente, sí golpearía en el rostro, y sin consecuencias mayores, a la central asiática Saki Kumagai-).

Japón, pues, se vio obligada a adoptar un papel activo que no tuvo en semifinales contra Francia, y no demasiado en cuartos ante Brasil. El balón, como no, tenía que pasar por Homare Sawa para ser distribuido con criterio, y en el minuto 16 la estrella nipona asistió en profundidad a Nahome Kawasumi, cuyo disparo despejó Christie Rampone sobre la línea, mientras que Hope Solo envió a córner el posterior remate de Yuki Ogimi.

Seguirían apretando las niponas (no quedaba otra), y en el minuto 17 la propia Ogimi conectaría un difícil y sorprendente cabezazo en carrera que entre Solo y el travesaño evitaron que se convirtiera en el empate de las japonesas. En el minuto 25 se produjo la jugada polémica del partido, cuando, en un lanzamiento de falta a favor de Japón, la centrocampista Tobin Heath bloqueó el disparo con su brazo y su pierna dentro del área, pero la colegiada alemana Bibiana Steinhaus no pitó nada.

En el minuto 27, las cosas se le podrían haber complicado a la selección asiática (y ya se le complicarían en la segunda parte) cuando Azusa Iwashimizu no acertó a despejar de cabeza un centro intrascendente de las norteamericanas dentro del área, y la trayectoria de la pelota se envenenó hasta dar con el palo de su propia portería. El partido había entrado en una dinámica muy ofensiva y entretenida, y en el minuto 32 Shinobu Ohno, rodeada dentro del área por tres defensas yanquis, logró dejar el balón en posición franca, cerca del punto de penalti, a la capitana Aya Miyama, cuyo remate volvió a toparse con el travesaño de la portería de Solo. La propia Ohno, en el 36, conectaría un disparo desde la frontal del área que se fue fuera lamiendo el palo derecho de la meta estadounidense.

Al inicio de la segunda mitad, EEUU volvería a comerle terreno a Japón, que recibiría otro mazazo temprano cuando Lloyd, heroína por sorpresa de esta final, realizó una magnífica jugada personal -ver minuto 5:54 del vídeo-, conduciendo el balón desde el centro del campo hasta la línea del área grande, donde superó la presión de Kumagai, y efectuó un fantástico disparo a media altura, pegado al palo izquierdo de la portería rival, ante el cual no tuvo ninguna opción la guardameta nipona Miho Fukumoto.

Japón seguía elaborando jugadas con criterio, pero necesitaba contrarrestar el marcador con un gol rápido si quería mantener vivas las esperanzas, y lo logró nueve minutos después, en el 63, cuando Ogimi consiguió enviar a la red un balón embarullado dentro del área estadounidense.

Sin embargo, y quizás por la ansiedad de ver que los minutos pasaban y la medalla de oro se les escapaba, las niponas empezaron a basar sus bazas ofensiva en balones colgados al área, y, cuando Sawa lo único que hace es ver pasar balones por encima de su cabeza, Japón es menos peligrosa.

Aún y así, Mana Iwabuchi, que había entrado en el campo tan sólo cinco minutos antes, no supo aprovechar un grave error defensivo de Rampone en el minuto 82, que vio como la delantera nipona le robaba el balón, pero su internada al área rival por la banda izquierda, con Solo dejando totalmente descubierto el palo derecho de su portería, no terminó en gol porque su disparo fue demasiado centrado, y pudo ser despejado por la portera yanqui.

Ya no hubo más ocasiones claras de peligro, y en el minuto 92 Steinhaus pitó el final del partido, consumándose la revancha norteamericana.

Oro para EEUU, plata para Japón, y bronce para Canadá, mientras la pichichi de la competición, al no ‘mojar’ tampoco Wambach, acabó siendo la canadiense Christine Sinclair.

eeuu1

(fuente imágenes: Daily News)

Escrito por Arnau Espinach el 10 agosto, 2012 | ningún comentario
Etiquetas: , , , , Noticias

Déjanos tu comentario