Noticias

Final anticipada en el torneo de fútbol

Messi bate al portero holandés

El torneo olímpico de fútbol vive esta tarde a las 15.00 hora española uno de los duelos que más expectación levanta dentro del mundo del fútbol. Argentina contra Brasil con un puesto en la final como recompensa para el ganador.

Aunque no hay duda de que muchos jugadores pueden resolver un encuentro de estas características (leáse Riquelme, Pato, el sorprendente Di Maria o el bético Rafael Sobis), no es menos cierto que las cámaras se centrarán en dos hombres: Ronaldinho en la ‘canarinha’ y Messi en la albiceleste.

Amigos fuera del campo, hoy se enfrentarán con la gloria olímpica como objetivo. Ambos tienen elementos en común, aunque también diferencias. Semejanzas: su pasado azulgrana, su pasión por el desborde y el fútbol-espectáculo o los malabares que han tenido que hacer para poder disputar este torneo olímpico.

No obstante, la baja forma de Ronaldinho marca las distancias entre ambos. Messi empezó siendo alumno de ‘Dinho’ y ahora hay pocos en el mundo que digan que no es el mejor. El nuevo fichaje del Milán, por contra, ha ido hacia abajo en los últimos dos años tras serlo todo con el Barcelona.

Ambos, cuando están bien, tienen un estilo de juego semejante, aunque no exactamente igual. Su velocidad les permite desbordar sin necesidad de realizar grandes carreras y ambos han patentado un peligroso modo de juego: el futbol al pie. Dada su magnífica técnica individual, no tienen la necesidad de buscar el desmarque en profundidad. Por tanto, su modo de ver el fútbol relativiza uno de los arquetipos más clásicos: la profundidad del extremo, que antaño siempre buscaba la espalda del defensa.

Este modus operandi tiene sus defectos. No todo el mundo tiene la calidad de Messi o Ronaldinho (por lo tanto, es un fútbol para clases altas, para elegidos) y, además, se necesita un buen estado de forma y una gran explosividad para salir tras el regate. Sin ello, ambos pierden gran parte de su potencial. Ronaldinho lo sabe mejor que nadie y, en los últimos tiempos, ni sus goles a balón parado lo han disimulado.

Messi es el único que lo puede hacer ahora mismo. El mejor ejemplo de ello es su gol a Holanda en los cuartos de final. Por contra, ‘Dinho’ basa su potencial en el fútbol a balón parado. La prueba, los dos goles que ha conseguido en este torneo: uno de falta y otro de penalti.

Semejanzas, diferencias y demás a un lado, un Argentina-Brasil motiva a cualquiera y siempre es un partido diferente. A priori, Argentina lleva un equipo más completo, con un centro del campo de una fuerza envidiable (Mascherano, Gago y Cambiasso) y una delantera prácticamente de ensueño con Agüero, Messi y un talento semidesconocido como Di María, del Benfica. Brasil, con un conjunto menos experimentado, tratará de dar la sorpresa. No obstante, no hay un favorito claro. Como reza el tópico futbolístico, cada partido es diferente. Y un Argentina-Brasil, todavía más.

Escrito por Xavier Prera el 19 Agosto, 2008 | 6 comentarios
Etiquetas: , , , , , , , Noticias

Déjanos tu comentario