España, Noticias

España y Lituania se disputan el paso a la final

Gasol anima enérgicamente a los suyos en Pekín

La selección española de baloncesto juega en pocos minutos una de las semifinales del torneo de los Juegos Olímpicos de Pekín. Enfrente, Lituania, el último escollo para los de Aíto García Reneses antes de luchar por el oro. La eliminatoria se presenta apasionante entre dos grandes selecciones que buscan meterse en una final que probablemente les mida a las todopoderosas estrellas de la NBA. Con permiso de Argentina, que dos horas después tendrá su particular ‘David contra Golliat’ en la otra semifinal, en un partido cargado de figuras de la liga americana.

España es favorita por mérito propio. La Campeona del Mundo y Subcampeona de Europa tiene las apuestas a su favor aunque el rival merece toda la atención y el respeto del mundo: Lituania afronta su quinta semifinal olímpica consecutiva y ha conseguido medalla en tres de los últimos cuatro Juegos Olímpicos.

Fue en las Olimpiadas de Los Ángeles en 1984 cuando España consiguió su última medalla olímpica. El segundo puesto de aquella generación de grandes encestadores popularizó definitivamente el baloncesto en nuestro país y puede considerarse a la generación actual los hijos de aquella gesta de hace 24 años. El deporte español vive su mejor momento y el baloncesto nacional tiene el mejor equipo de su historia. El cartel se presenta entero y generoso para el optimismo de los Gasol, Navarro y compañía.

La trayectoria de los de Aíto en estos Juegos a tenido tres momentos claves: los primeros partidos en los que España se lució y se gustó resolviendo la primera fase sin problemas, la dolorosa derrota ante Estados Unidos y los dos últimos partidos antes de la semifinal, en los que se quitó el disgusto ante la débil Angola y certificó la recuperación de su mejor juego en cuartos ante Croacia.

Lituania por su parte llega con esa cara de experiencia que exige mantener la atención y la prudencia. Los chicos de Ramunas Butautas han desarrollado un juego defensivo notable en todo el torneo equilibrando un ataque que tal vez dependa demasiado de Jasikevicius, un hombre que cuando afina hace que su selección vuele, como fue el caso en los cuartos y ante los anfitriones. Y a su lado el talento de un líder como Ramunas Siskauskas, que maneja el ‘tempo’ del bloque y sabe concertarse a la perfección con el multivalente Kleiza, el secreto mejor guardado de la selección lituana.

España y Lituania se han enfrentado en 19 ocasiones y el resultado ha sido de 11 victorias para los españoles y 8 para los lituanos. Sea como sea, las semifinales deparan dos grandes partidos y España tiene ante sí la oportunidad de consagrarse ante el mundo y ante sí misma como una de las mejores generaciones de todos los tiempos. Varios millones de televidentes estarán frente a la pantalla a partir de las 14:00 hora peninsular ante un partido histórico. Veremos si España todavía puede ser más alta, más rápida y más fuerte.

Déjanos tu comentario