España

El sueño olímpico de Carolina Rodríguez

El sueño olímpico de Carolina Rodríguez ha llegado a su fin. Se quedó a las puertas de la final. Pero su éxito va más allá de la decimocuarta posición que logró. Su mayor triunfo era poder mostrar toda la gimnasia que lleva dentro sobre el tapiz de Londres. Pero aparte de eso, la gimnasta leonesa ha podido disfrutar de la experiencia. Ahora mismo se siente feliz pero sobre todo orgullosa de la competición que ha realizado. Y eso que el camino hacia Londres no fue nada fácil. 

Carolina Rodríguez se incorporó muy jovencita al combinado nacional. Un sueño del que muy pronto se despertó, ya que las cosas no eran ni tan alegres ni tan sencillas que cuando entrenaba en la vieja iglesia de León con sus entrenadoras de siempre. Pero pese a ello, no se rindió y siguió luchando pese a las dificultades.

Sin embargo, a los 20 años tras las Olimpiadas de Atenas, donde el conjunto quedó séptimo, la Federación decidió prescindir de los servicios de Carolina, ya que como les pasó a muchas otras gimnastas la consideraban mayor para seguir practicando gimnasia rítmica en la élite.

La leonesa se vio sola, pérdida y sin saber muy bien que rumbo tomar. Por lo que, decidió retirarse. Y aunque e incluso recibió un homenaje en su ciudad natal el adiós de Carolina Rodríguez fue por muy poco tiempo.

Sus entrenadoras de toda la vida la animaron para que volviera. Pero esta vez, como gimnasta individual. La rítmica tenía que seguir disfrutando de su expresividad, gestos y de sus movimientos tan característicos.

Y así fue. Sin apenas darse cuenta se vio compitiendo en la Copa de España y más pronto de lo esperado recibió de nuevo la llamada de la Federación. Sin embargo, el regreso a la competición internacional no fue fácil, ya que el desgaste en una gimnasta de más 20 años se hizo evidente.

Pero pese a que Carolina tiene que lidiar a diario con sus tobillos, ya que sufre una rotura en el ligamento lateral externo del  tobillo, sus ganas e ilusión por seguir disfrutando de la gimnasia son más fuertes. Pero sobretodo lo que le ha dado aliento durante estos años era la ilusión por volver a acudir a unos Juegos Olímpicos.

Un sueño que gracias a su gran tesón y espíritu de lucha ha podido cumplir. Y lo ha hecho con creces porque pese a que no pudo disputar la final, Carolina Rodríguez con su gran actuación sobre el tapiz de Londres representó a la perfección a la gimnasia rítmica española.  

Una representación que espera poder continuar ejerciendo durante algún tiempo, ya que como declaró tras acabar su competición en los Juegos queda Carolina Rodríguez para rato. Y es que de momento la retirada la ve lejos porque después de mucho tiempo ve como la gimnasia empieza a devolverle algo de lo mucho que ella le ha dado a lo largo de su vida.

Escrito por Veronica Nogales el 12 Agosto, 2012 | ningún comentario
Etiquetas: , , , , España

Déjanos tu comentario