Noticias

Comienzan unos Juegos históricos

Maqueta del 'Nido de Pájaro'

Los Juegos Olímpicos de Pekín-2008, los XXIX Juegos de la era moderna, comienzan por fin mañana viernes, y como todo el mundo sabe ya, será a los 8 segundos del minuto 8 de la hora 8 del día 8 del mes 8 del año 2008. Tras varios meses de una tormenta de noticias acerca del debate sobre la idoneidad de la sede, del tumultuoso recorrido de la llama, de terremotos y represiones, de construcciones y selecciones, de polución y pancartas, el circo deportivo mundial por excelencia tendrá su punto de partida en el majestuoso estadio ‘Nido de Pájaro’ de la capital de la frecuente impopular, República Popular China.

Hace poco más de siete años que el Comité Olímpico Internacional presidido por Jacques Rogge designó a Pekín como la sede de estos juegos estivales. Durante dos semanas y dos días, justo hasta el 24 de mes, la capital acogerá los sueños y las decepciones de 10.000 deportistas, que representarán a sus naciones en 302 especialidades de 28 deportes. No se recordaban unos Juegos con tanta relevancia política desde Los Ángeles 1984, donde varios países protagonizaron un boicot y no se presentaron a la cita norteamericana.

Serán varios miles de millones de telespectadores los que seguirán cada día las evoluciones del evento, atentos a la actuación de sus representantes en particular y a las gestas individuales y colectivas de los que se convertirán en protagonistas de la histórica cita. Estos juegos prometen ser distintos, espectaculares, polémicos y globales en todos los sentidos, donde los récords se han sucedido desde antes de empezar y seguro se acumularán en cada instalación deportiva pekinesa. El estadio que acogerá el mayor número de espectadores de la historia (160.000), para los Juegos más televisados de la historia, para la organización que ha invertido más dinero de la historia (40.000 millones de dólares), para el evento olímpico con más voluntarios de la historia (100.000), para el mayor número de controles antidopaje de la historia (unos 4500), para los que seguramente serán las olimpiadas más rentables de todos los tiempos.

El nadador Michael Phelps es, sin duda alguna, la figura principal de éstos Juegos, ya que opta a convertirse en el atleta que mayor número de oros olímpicos ha conseguido en solitario. Para ello, deberá batir la plusmarca lograda ocho Juegos atrás por su compatriota Mark Spitz, y alzarse con 8 medallas de oro. Tal vez las creencias chinas y su fijación por el octavo digito sean una buena señal para el estadounidense.

Otro de los protagonistas a priori será el jamaicano Usain Bolt, el hombre más veloz del planeta a día de hoy, pues recorre los 100 metros en 9 segundos y 72 décimas. Su coterráneo Asafa Powell es la máxima amenaza para Bolt, además de otra atracción para los amantes del deporte. Usain también pretende superar el récord precedente e imponerse también en la prueba de 200 metros lisos, en la que competirá para superar al mítico estadounidense Carl Lewis en los mencionados Juegos de 1984.

Otro de los duelos estelares que vale la pena presenciar será el de 110 metros vallas, con el ‘recordman’ cubano Dayron Robles frente al campeón mundial y olímpico Liu Xiang, que por cierto juega en casa y es un auténtico ídolo de masas en el país asiático.

También el baloncesto brillará con luz propia en el evento ya que son varias las selecciones plagadas de estrellas las que competirán por el oro. Estados Unidos es la gran favorita como siempre, comandada por el MVP Kobe Bryant y muy bien acompañado de LeBron James y otros monstruos de la NBA. Veremos si España, con su insignia Pau Gasol, puede lograr arrebatarle el puesto a los favoritos o si la actual campeona, la Argentina de Manuel Ginobili, reedita su espectacular corona lograda cuatro años atrás en Atenas.

Y cómo no, el fútbol también será un espectáculo, con las eternas favoritas y eternas rivales como principales atractivos. Argentina y Brasil, Messi contra Ronaldinho, lucharán una vez más por hacerse de oro, en una competición devaluada por las ausencias y desprestigiada por los grandes clubes europeos. La albiceleste apuesta por sus mejores hombres con un capitán experimentado como Juan Román Riquelme y una figura que desea explotar como el colchonero Kun Agüero para conseguir, también por segundos Juegos consecutivos, subir a lo más alto del podio. Enfrente estarán Diego y Pato para acompañar a la ahora estrella milanista y lograr una medalla muy deseada en Brasil, ya que no la ha conseguido nunca y constituye el único galardón deportivo que no ha ganado la ‘verdeamarelha’.

Otro de los grandes enfrentamientos estará protagonizado por el flamante número uno que estrena Rafael Nadal, que seguro se volverá a encontrar con el príncipe destronado suizo, que aguarda ávido de revancha.

En lo concerniente a los deportes de grupos menos seguidos en nuestro país, el béisbol presentará un nuevo capitulo de interesantes precedentes deportivos y extradeportivos entre Cuba y Estados Unidos, con la incógnita de quién conseguirá la primera clasificación. Dos son los deportes colectivos que se despiden en esta olimpiada. Al béisbol le acompañara en su condena al ostracismo deportivo el sóftbol. La decisión de los norteamericanos de no presentar a las estrellas de sus ligas ha decantado la decisión del COI y ésta será la última oportunidad de presenciar un ‘home run’ en unos Juegos.

A nivel general, y apostando por el cómputo global de medallas, Estados Unidos mantendrá la contienda contra los anfitriones hasta el último día. Históricamente son los occidentales los más laureados, pero los últimos Juegos presentaron a una China muy cercana, con sólo 3 medallas de oro menos que los yanquis. La República Popular acude con la mayor representación de toda su historia con 639 deportistas y con el efecto local que espera sea suficiente para deponer a la mayor potencia mundial también olímpica y que acude a la cita con 40 deportistas menos que los chinos.

Y todo ello, con el telón de fondo de un país en crisis política, con el mayor número de habitantes del mundo, con el mayor número de pobres de la tierra, con activistas tibetanos al acecho, con periodistas controlados, con Internet a medias y con policía y ejército hasta en la sopa. Mañana es el gran día. ¡Que empiecen los Juegos!

Escrito por Carlos Indovino el 7 Agosto, 2008 | 19 comentarios
Etiquetas: , , Noticias

Déjanos tu comentario