España

Baloncesto: España sufre para ganar a Gran Bretaña (79-78)

Estos son unos Juegos Olímpicos y nadie regala nada. Y menos los anfitriones. España jugó con fuego y a punto estuvo de quemarse. Pero esta sufrida victoria debe servir para mejorar la mentalidad de los chicos de Scariolo. En cuanto al juego, el conjunto español no ofreció su mejor versión. Se mostro superior durante los tres primeros cuartos, especialmente en el primero, pero no supo rematar a los británicos. O no pudo.

Los anfitriones no han venido de comparsas a esta competición. Y a pesar de que su potencial individual es menor que los colosos del baloncesto mundial ya mostraron su buen nivel poniendo en dificultades a Brasil. Esta noche terminaron el encuentro comiéndose al equipo español, que tuvo que tirar de experiencia para gestionar la ventaja que había acumulado en los primeros periodos.

De nuevo Navarro vio el partido desde el banquillo. Este partido parecía el más indicado para que La Bomba descansará tras sus problemas físicos, pero al final Scariolo acabó echando de menos su liderazgo y determinación en los momentos difíciles.

Durante el primer cuarto, España controló el partido. Calderón guió con eficacia el juego ofensivo y Pau tuvo acierto bajo el tablero. A destacar el partido de San Emeterio que se prodigó, especialmente, en defensa. Rudy, por su parte, no estuvo tan fino como frente a Australia y el combinado español lo notó.

Las cosas cambiaron en el segundo cuarto, donde los de Scariolo estuvieron erráticos en ataque. Nueva mejora tras el descanso y cómoda ventaja al término del tercer cuarto. Pero en los últimos diez minutos un vendaval británico guiado por las manos calientes de Freeland y Luol Deng puso a su equipo en condiciones de tumbar a España. El ala-pívot de Unicaja y el alero de Chicago Bulls no son nuevos en este negocio y tiraron de su selección en la fase final del encuentro. Ya lo decía su entrenador en los tiempos muertos: “Que no se escapen, ya llegará nuestra oportunidad”. Y la oportunidad llegó en el último minuto, a dos puntos y con posesión, pero una pérdida de balón del equipo local facilitó la angustiosa victoria final de España.

Los de Scariolo ya están en cuartos. Pero a este equipo no le vale solo con eso. Quedan dos partidos. El próximo ante un rival muy duro. La Rusia de Kirilenko, nutrida con jugadores del CSKA de Moscú, cuenta con hombres de enorme talla como el base Shved o el pívot de los Nuggets Mozgov. Hoy también sufrieron para doblegar a Brasil (75-74).

En el partido del próximo sábado, España deberá jugar con más intensidad y un mayor nivel de agresividad defensiva si quiere recuperar su mejor cara. La medalla se gana, trocito a trocito, en cada encuentro.  

Déjanos tu comentario